Ciudad sin anuncios

¿SERÍA POSIBLE UNA CIUDAD SIN ANUNCIOS?

Imagina que un día te acuestas y al día siguiente te despiertas y amanece toda la ciudad sin anuncios, sería curioso ¿verdad?, te quedarías asombrado.

Pues esto es lo que ocurrió en Sao Paulo, el alcalde quiso tener una ciudad sin contaminación y entonces decidió aprobar “Clean City Law”

Cuando hablamos de contaminación en términos de marketing hablamos de publicidad en la ciudad ya que la contaminación iba en aumento y esto afectaba al paisaje de la ciudad, por lo que Gilberto Kassab, quiso aprobar la ley “Clean City Law” ciudades limpias de publicidad.

Lo que conseguía era frenar la contaminación visual, y así tener una ciudad sin anuncios, por lo que decidió prohibir carteleras, carteles, mupis, marquesinas…

Esto tuvo consecuencias en las agencias de publicidad, ya que estas se veían afectadas de forma directa con esta ley.

Por lo que las agencias de publicidad se hicieron la pregunta “¿Es posible una ciudad sin anuncios? ¿Qué solución podemos llevar a cabo?

Se realizó una encuesta de cómo veía la población esta ley, por lo que pareció sorprende pero tanto los ciudadanos como las agencias de la publicidad veían esta ley una forma positiva, en primer lugar porque Sao Paulo, es una ciudad demasiado vertical por lo que la publicidad impedía poder observar las grandes obras de arte arquitectónicas, como edificios, y por la parte de las agencias de publicidad, lo vieron positivo porque el marketing se revalorizo de manera positiva.

Ya que se pasaba de una publicidad sencilla a conseguir que algo poco convencional llamara la atención de la población por lo que la creatividad empezó a tomar las calles de la ciudad.

La publicidad está ligada de forma directa a la economía y con ello también a la sociedad.

La competencia entre anunciantes disminuiría por lo que lo posibilidad de elección entre productos y marcas desaparecería. La publicidad da un punto diferente y exclusivos a las marcas de productos, y es lo que les hace diferente del resto, no por tener el mejor anuncio vas a obtener más venta pero si captarás la atención de un número mayor de población que una marca cuya publicidad no evoque a la curiosidad de querer ”tenerlo, probarlo…”.

En definitiva, nosotros esperamos que la publicidad no desaparezca nunca de nuestras vidas, no solo porque nos encanta vivir con ella, sino porque creemos que es fundamental.